Ensemble Tramuntana: “Todo Haydn”

por Jaume Sampol

El Ensemble Tramuntana ha sido una de las mejores ofertas musicales de este verano! Ayer, domingo 26 de Agosto, asistí a su concierto Todo Haydn en la iglesia de Deià. Dos sinfonías, la 44 y la 47, y entremedias el concierto para violonchelo nº 1 en Do mayor. Fue fabuloso! Barry Sargent, dirigiendo violín en mano, fantástico como siempre! Sus músicos, absolutamente comprometidos en identificarse con las intenciones de Haydn. La comunicación entre todos ellos, absoluta! Resultado: la magia … .la que nos llega cuando estas obras se hacen presentes, nos rodean y nos cautivan, sugiriéndonos imágenes y pensamientos, sensaciones y sentimientos. Entonces, ves claramente que vale la pena conservar y seguir cultivando este patrimonio de hace ya unos cuantos de siglos. Alguien dirá que no pertenece a nuestra época y que lo deberíamos ir aparcando ya. Es posible …. pero qué disfrute ayer! qué placer! Bien mirado, cuando dentro de dos, tres o cuatro mil años nos observen como historia de un pasado ya muy lejano, nos considerarán a nosotros, habitantes del siglo XXI, pertenecientes a la misma época de Bach, Haydn o Beethoven (el que seamos feroces consumidores de sus obras nos delata).

El paraje encantador, rincón escondido de la Tramuntana, casa idílicament con estas noches de música. Cuando llegamos arriba de la colina donde se ubica la iglesia con su caprichoso cementerio, la última luz del atardecer nos recibe, con el contraste de la sombra creciente y las últimas bocanadas de sol. La claridad preferida de Rusiñol y tantos otros pintores!

El concierto para chelo fue la segunda obra. Tras la sinfonía 47, Haydn ya nos había ganado, pero Emmanuel Bleuse, parisino instalado en la isla, nos llevó más allá! El sonido del chelo, con sus múltiples matices, se apoderó de toda la nave. Fabuloso! Indicaciones de Barry Sargent desde un lado para invitar a sus entradas precisas (debería decir obligarlos, porque pienso que debe ser hipnótica su mirada con mivimento de cabeza y arco a la vez), ojos cerrados del solista, fundido con el sonido que le saca a las cuerdas. Siempre que escucho este concierto me viene al pensamiento el adjetivo alegre. Creo que es eso, un regalo de vitalidad y alegría con momentos verdaderamente exquisitos! Bravo Haydn!

Salimos del pequeño templo y la sombra se ha adueñado del paisaje, las melodías siguen vivas dentro de mí, no me abandonan, alguna se transforma y crea momentos nuevos, no lo puedo evitar. Las lucecitas del pueblo no llegan a herir la oscuridad.

Gracias Barry, gracias Emmanuel y gracias a todos los músicos que participasteis.

Estad pendientes de sus próximos conciertos, lo encontraréis en internet buscando Ensemble Tramuntana.

Una respuesta a “Ensemble Tramuntana: “Todo Haydn””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *